graviola

La graviola, también conocida como Guanàbana o Corossole, es el fruto de la planta Annona muricata. Es una planta tropical nativa de las tierras bajas y húmedas del Caribe. Incluso si leemos en Wikipedia que la planta no puede sobrevivir al clima mediterráneo, podemos ver que algunas variedades de Anona han sido cultivadas durante mucho tiempo en la región de Calabria, tanto que para los calabreses, la graviola es un fruto muy común, comúnmente llamado “u nonu” o “anona” – de hecho, el nombre “graviola” te hace pensar más en un queso! -.

La variedad de cultivo calabresa tiene un tallo muy desarrollado y una altura que supera los dos metros, por el contrario, la variedad que crece en latitudes tropicales alcanza los 8 metros de altura. A pesar de estas diferencias, el fruto de la Graviola puede describirse de la misma manera: piel fina verde oscura con espinas suaves, el fruto tiene una pulpa blanca, suave, jugosa y muy dulce.

¿Cómo se consume la Graviola
?

Al ser muy suave, puede cortarse por la mitad y disfrutarse con una cucharilla. Aquellos que aman los batidos pueden comerlos con leche fría. Para preparaciones más elaboradas, véase el llamado “pastel all’annona”, los pasteles de ricotta y annona y la tarta de crema cocida y annona en almíbar. Se pueden preparar varios postres con la graviola, como helado, sorbete, baba, mermelada…

Si la graviola importada puede encontrarse en diferentes estaciones, la Anona italiana tiene un calendario de cosecha muy preciso: la variedad de la especie “Annona cherimola”, también conocida como “Annona di Reggio De.c.o” madura entre finales de agosto y principios de septiembre, por lo que el fruto de la estación se puede encontrar entre septiembre y mediados de diciembre, cuando se cierra la cosecha.

El peso medio de la Graviola es de unos 210 g, ¡incluso si algunas de las frutas superan el kilo! La suave pulpa blanca cremosa representa el 80% del peso del fruto, el 20% restante del peso viene dado por la piel y las numerosas semillas con un característico color negro.

La graviola es famosa por varias propiedades beneficiosas: propiedades antitumorales, efectos beneficiosos en la lucha contra la enfermedad de Parkinson, propiedades antidepresivas, acciones antibacterianas… Parece que algunos componentes bioactivos contenidos en el fruto podrían contrarrestar la acción de las células cancerosas sin afectar a las células sanas. Las propiedades antidepresivas serían atribuibles a los alcaloides contenidos en la pulpa del fruto. La acción antibiótica se llevaría a cabo gracias a la gran cantidad de antioxidantes comestibles que contiene la fruta.

También podría interesarle este artículo nuestro con información, propiedades, recetas y libros sugeridos sobre la quinua.

También podría estar interesado en

Alimentos antioxidantes

Publicado por Anna De Simone el 1 de diciembre de 2013

Leave a Reply